Esto te mostrará porque la vanidad que envuelve a las tallas debe terminar

Por Jhon Neyra,
  • Deena Shoemaker estaba revisando su clóset, cuando, de repente, se dio cuenta de un hecho poco usual: tenía varios pantalones en diversas tallas. Sin embargo, no era que ella hubiera ganado o perdido peso, además, aunque los pantalones eran de diferentes marcas le quedaban exactamente igual. Por el contrario, el problema no residía en su cuerpo, sino en la forma arbitraria en la que las marcas colocan tallas a sus prendas; problema que le sucede, sin darse cuenta, a millones de personas alrededor del mundo, día a día.

  • Encontrar seis pares de pantalones con diferentes tallas, en un rango del 26 al 34, pero que cabían en ella de igual manera, le hizo abrir los ojos acerca de lo tremendamente ridículo del sistema de tallas de ropa actual. Así pues, ella decidió compartir algunas fotos de sí misma en su cuenta de Instagram, vistiendo los pantalones de diversas tallas, para reafirmar su opinión acerca de aquel sistema.

  • Deena Shoemaker
  • Deena escribió ese post como una carta de apoyo para las jóvenes mujeres con las que había trabajado en su organización «Youth Horizons», muchas de las cuales lidiaban con problemas de autoestima y de imagen personal:

    He consolado a chicas que, sollozando, me preguntaban: ¿Si yo fuera más delgada, él se hubiera quedado? He tratado con otras que se saltaban sus comidas, y algunas a las que encontraba vomitando todo lo que habían ingerido

  • Así mismo, ella explica por qué no está de acuerdo con el sistema actual de tallas que utilizan las diferentes marcas:

    Cuando una marca re-organiza una talla 30, a una talla 38… ¿Cómo se supone que yo me sienta con eso? ¿Cómo se supone que combata ello? ¿Cómo hago para convencer a las chicas de no saltarse su comida cuando su talla ha subido 8 escalones súbitamente?
  • Finalmente, Deena imploró a todas las chicas que estuvieran leyendo su post a reconocer que su talla de ropa no define quién es, ni su valor como persona:

    Mis hermosas chicas, mis chicas de talla 22 o mis chicas de talla 40, sus tallas no determinan su belleza; lo que la determina es cómo viven sus vidas
  • Hay mucha verdad en lo que escribió Shoemaker acerca de las tallas y cómo estas han ido fluctuando drásticamente a lo largo de siglo. Lo cual nos hace preguntarnos ¿Dónde y cuándo comenzaron estos cambios dramáticos de talla? Al parecer, fue la industria manufacturera de la moda la que empezó el llamado «vanity sizing», es decir, cambiar de tanto en tanto las tallas por otras, para que así las mujeres sientan que su talla se ha reducido. La ironía está en que este sistema, que fue diseñado para hacer sentir a las mujeres más seguras y hermosas, está ahora haciéndolas sentir frustradas y confundidas cada vez que van a comprar.

  • Pero, no todo es malo. Felizmente hay personas en la industria de la moda que están luchando para que ir de shopping no sea un proceso estresante, sino, algo más inclusivo y que tome en cuenta a todos los tipos de cuerpo. Compañías como ModCloth, y diseñadores jóvenes como Mallorie Dunn, están tratando de incluir tallas para mujeres curvilíneas, como para mujeres grandes, así como también para mujeres delgadas, y que no necesariamente son modelos. 

  • No obstante, aún nos queda un largo camino por recorrer, pues nadie debería pensar que tiene que cambiar la forma de su cuerpo para caber dentro de una determinada talla. Y, no solo eso, sino que, como publicó Deena en su cuenta de Facebook, es necesario dejar de creer en las normas sociales que te hacen cuestionar quién o qué deberías ser.