«Cerda obesa» era como solía llamarle su exnovio, quien ahora la quiere de vuelta

Por Jhon Neyra,
  • Alvina Rayne, original de Philadelphia, fue, desde siempre, una obesa feliz, que se conformaba con lo que tenía y como se veía. Esta mujer de 32 años, solía comer todo el día para, de alguna manera, llenar los vacíos emocionales que sentía en su interior, para ella la comida era como una amiga que siempre estaba ahí cuando la necesitaba. Sin embargo, este comportamiento se convirtió en un círculo vicioso, pues cada vez que Alvina se sentía mal, recurría a la comida, y cada vez que comía —en exceso—, volvía a sentirse mal.
  • Alvina llegó a pesar 113 kilos, se sentía miserable y deprimida frecuentemente, pero siempre mostraba una sonrisa a los que la rodeaban. Ello le llevó a tener una serie de relaciones tóxicas, en las que su ahora exnovio le llamaba «cerda obesa» y «asquerosa» repetidas veces. 
  • ¿Cómo respondía Alvina? Comiendo, por supuesto, y tratando de alejar el dolor a través de las 5000 calorías que consumía al día —más del doble de calorías recomendadas—.
  • Eventualmente, y con mucha razón, su cuerpo dejó de funcionar correctamente: no podía dormir bien, perdía el aliento al subir las escaleras, y empezó a desarrollar signos tempranos de diabetes. Pero, aun así, Alvina no podía dejar que el círculo vicioso en el que se encontraba, se quebrara.
  • Ella cuenta que nunca tenía hambre, ya que estaba constantemente comiendo; y, cada vez que comía, no podía parar hasta estar completamente llena. Incluso llegó al punto en el que tenía que comprar ropa de hombre, pues no encontraba tallas en la sección de mujeres que pudieron caberle a su cuerpo. Para ella, su relación con la comida era igual de tóxica y dañina como su relación con su exnovio.
  • Finalmente, en el año 2009, a los 25 años, Alvina se decidió a cambiar su vida. Terminó con su novio, empezó a comer sano, intentando eliminar los carbohidratos de su dieta, y se unió a un programa de ejercicios, empezando a ver resultados rápidamente.
  • Se sintió motivada por el peso que iba perdiendo, lo cual le impulsaba a seguir con su hazaña. Pronto, Alvina fue transformándose de una mujer infeliz y con sobrepeso, a una mujer plena, satisfecha con su cuerpo, y segura de sí misma. 
  • Es difícil reconocerla actualmente, pues ahora, debido a su increíble transformación, parece una modelo deportiva.  
  • Cuando su exnovio vio estas fotos, se arrepintió de haber sido tan cruel y déspota con Alvina, e incluso sugirió que volvieran a estar juntos. Alvina solo atinó a reírse.
  • Alvina ahora cuenta con un canal de Youtube, donde postea regularmente consejos para mantener una dieta saludable. Su objetivo principal es poder hacer una diferencia en la sociedad y ayudar a las personas que han pasado por lo que ella pasó, ya que está segurísima de que, al igual que ella, cualquier persona puede cambiar su vida si está dispuesta a hacerlo.
  • Actualmente, Alvina es mucho más feliz, y ha encontrado otras maneras de aliviar su estrés emocional. Además, tiene a su lado a un hombre que la respeta y la adora inigualablemente.
  • ¡Buen trabajo, Alvina! ¡Eres un modelo a seguir para muchas personas alrededor del mundo!